comentario de domingo: La muerte del General

Me ha impactado ver y escuchar hoy el gran funeral que se le ofrendó al General José Bernales, quien desde el año 2005 asumía este tan alto cargo en la institución de Carabineros de Chile.

Creo que un hombre cristiano se da a conocer de una manera simple, sin grandes halagos, haciendo un trabajo silencioso, pero siempre en pro de los demás, esto es lo que al parecer logró su impronta en la labor que realizó en estos años como General, pues su más cercanos estaban quizás, con esa gran interrogante, por qué llegó su padre a ser tan querido; pero la respuesta vino muy pronto, pues el pueblo le ha reconocido como un hombre trabajador, muy preocupado de todos quienes eran parte de esta rama del servicio público, fime y recto en su proceder, cristiano y por sobre todo preocupado del prójimo.

Es posible que como dijo su hijo, en nuestro país falten personas que en realidad se ofrescan al servicio público sin esperar grandes recompensas, pero la situación política, social, cultural de este Chile ha cambiado y hoy prevalecen valores que son más importantes; el consumir, el parecer, están por sobre ellos y el SER cuándo.

Un buen momento para reflexionar y hacer un análisis interno en cada uno de nosotros, cuánto es lo que somos capaces de dar y, realmente somos empáticos, podemos ponernos en el lugar del otro o sólo estamos en esta vida para disfrutar egoístamente y vivir nuestra vida, sin pensar en los demás. A recapacitar, nuestro país necesita de la generosidad de todos.

Comentario de Domingo: Simce 2007

Hoy fue anunciado que a partir del día lunes se publicarán los resultados del SIMCE de 4º y 8º básico 2007, pero en la generalidad, en años anteriores fueron conocidos en el mes abril.

¿Por qué esta medición cada año va retrasando sus resultados si la tecnología avanza a pasos agigantados, y cada una de estas pruebas son sometidas con anterioridad a un sistema de preparación y evaluación que las faculta para una rápida entrega de resultados?


Será acaso que las problemáticas que han afectado al Ministerio de Educación en el último tiempo le han provocado retrasos en sus obligaciones para con la comunidad escolar, incluyendo alumnos, padres, apoderados y profesores, estos últimos que con tanto esmero preparan año a año a los niños y niñas, jóvenes de este país a enfrentarse con pruebas en que aplican sus conocimientos de años, y que por lo mismo están durante tanto tiempo deseosos de conocer cómo les ha ido y qué resultados obtuvieron.

Creo que cada año en que avanzan los procesos de medición nacional, se hace más necesario entregar oportunamente los resultados, pues ya dejó de ser una competencia local, comunal o nacional, y una manera de captar matrículas creo que se ha formado en los niños y jóvenes un desafío generacional y consigo mismos saber en qué condiciones de aprendizaje se encuentran y qué les falta por aprender. Como apoderada de una alumna de 8º básico, me interesa saber el rendimiento del curso de mi hija y genial sería conocer el de ella en particular, pero ya a esta altura del año casi deja de ser motivador y expectante a los ojos de quienes entendemos algo de educación.

Comentario de domingo: Deserción en educación superior

Creo que mientras más organizada les tenemos la vida a nuestros hijos, más sorpresas nos llevamos a diario, con su actitud y desmotivación, pues les estamos dando todo en la mano, sin que ellos comprueben por sí mismos lo que significa ganarse las cosas y no entregáselas hechas a su medida. Probablemente esa sea una de las causas por las que según estudios presentados, muchos jóvenes desertan en la Educación Superior, algunos especulan ya, que los planteles privados no cuentan con suficiente apoyo económico y eso hace que el adolescente abandone sus estudios hasta en tercer año de su carrera, pero creo objetivamente y por la experiencia de trabajar con jóvenes y de haber realizado clases en instituciones de Educación Superior de nivel Técnico, que ellos no están preparados para enfrentar fracasos, se deprimen con facilidad, y las exigencias universitarias o técnicas les agobian de tal manera que no hacen frente al hecho de ser responsables de su quehacer educativo; su desorientación al tomar la iniciativa de estudiar llega a tal extremo que en muchas ocasiones son los padres los que les entregan la carrera lista, sin conocer verdaderamente su vocación, aptitudes e intereses respecto a los estudios superiores.

Además, es necesario acotar que la deserción no es la misma en las instituciones del Consejo de Rectores y eso sucede, porque los jóvenes en dichas instituciones se han ganado un cupo para ingresar y eso lo valoran, ha sido el producto de su sacrificio durante cuatro largos años de educación media, en que ya tenían muy claro que sus intereses iban por la Universidad tradicional y que la única forma era estudiar y rendir una buena PSU, acompañada de sus notas.

El cuadro entregado a continuación lo grafica más claramente:

Carrera                               U. Privada                     U. Tradicional

  • Derecho                                   56%                                       29%
  • Medicina                                   30%                                       6%
  • Odontología                             29%                                        9%
  • Ingeniería Comercial                43%                                       34%
  • Pedagogía Básica                      40%                                       24%
  • Ingeniería Comercial                43%                                       34%
  • Periodismo                               42%                                        27%

Los porcentajes en la Universidad estatal están dentro de los rangos normales, pero se escapan en las Universidades privadas, y creo que ese análisis debe hacerse más a conciencia y buscar las verdaderas causas que, por cierto, no son económicas únicamente, sino que muchas son de exclusiva responsabilidad de nosotros como padres, por no dejar crecer a nuestros hijos y enfrentarlos a la lucha permanente por sus logros, que aprendan a ser hijos del rigor y la constancia, para el logro de sus metas y objetivos.

Comentario del Domingo :Fallo que prohíbe repartir la "píldora"

Como madre y mujer coincido plenamente con las palabras de la Presidenta quien «lamenta el fallo, porque prohíbe contar con la posibilidad de entregar la píldora a las personas más pobres» y hay mucho de razón en esto, pues los jóvenes hoy en día experimentan sin pensar en las consecuencias y cada día vemos nacer hijos de adolescentes que no se cuidaron y que de manera irresponsable y por obligación de terceros, están cumpliendo con la tarea de traer ese hijo al mundo, pero sabiendo que les ha truncado su vida, y el cariño y preocupación por ese bebé comienza a decaer día a día, los cuidados pasan a depender de las abuelas y en algunas instancias de guarderías que le permiten concluir sus estudios a medias, pues la doble responsabilidad les pesa.

En cambio, aquellas jóvenes que cuentan con los medios, compran sus pastillas o se cuidan de antemano, de ahí la gran diferencia. ¿Dónde abundan los hijos abandonados a su suerte? En las clases más desprovistas, por falta de educación al respecto y por la escasa ayuda médica para planificar la familia, a la que sí tenemos acceso quienes trabajamos.

¿Por qué entonces legislar sí no está probada científicamente, según médicos e investigadores, que esta pastilla sea abortiva? A los treinta y seis Diputados de la Alianza que presentaron este recurso, realicen una mirada más allá de sus sectores, que mantengan una cercanía a la clase popular en donde puedan empaparse de los problemas de la gente y poder tomar las decisiones en pro de ellos y no de los de su sector, el gobierno mira y vela por todo Chile, y así debe ser una nación democrática y pluralista, por tanto, busquen los resguardos para que se siga distribuyendo y podamos contar con madres felices y responsables de sus hijos.

Comentario del domingo: Nuevas generaciones

¿Es la época actual, la que ha cambiado las actitudes e intereses de los jóvenes, o todo esto es producto de una falta de preocupación familiar por los hijos adolescentes?

Cada día me enfrento con jóvenes tremendamente desorientados, incapaces de mostrar interés por el estudio y sus responsabilidades escolares, que reclaman por todo sin fundamento alguno, que justifican su flojera con la falta de tiempo, el agotamiento de tanto estudio, que luego demuestran que no han realizado. Les cuesta asumir sus actividades académicas como un trabajo y tienen grandes carencias afectivas que se niegan a asumir.

Padres que continuamente están ocupados y con falta de tiempo para hablar de su hijo, y que cuando enfrentan la realidad, sienten que nos son capaces de apoyarlos y solicitan toda la yuda profesional posible, pues cuesta asumir que no dedican el tiempo suficiente para conversar y saber qué les pasa a sus hijos, jamás controlan lo que ellos hacen, con quiénes se juntan y más aún quienes son sus amigos, eso no forma parte de sus responsabilidades como padres.

La edad adolescente es la más difícil y donde se requiere mayor apoyo y peocupación por los hijos, no olvidemos que ellos no pidieron venir y que nosotros responsablemente los trajimos al mundo para que fuera parte de nuestra vida. Asuman su responsabilidad y preocupación ahora, mañana podría ser demasiado tarde.